cirugia-senoEl 16 de diciembre del año 2000, muy temprano en la mañana, llegamos al hospital mi familia y yo para que me realizaran la cirugía de senos, estábamos muy nerviosos, expectantes y miedosos, la noche anterior analizamos todas posibilidades con mi esposo, pero nada estaba claro hasta efectuar la cirugía, así que casi ni dormimos, teníamos muchas preguntas sin respuestas.

Esta vez la despedida de mi esposo fue con los ojos llenos de lagrimas, mi hija muy calladita y preocupada y yo haciéndome la fuerte, la despreocupada, la que nada le pasa, pero estaba aterrada, los pies helados, temblaba literalmente, pero el ver a mi familia me daba la fortaleza, porque estoy aquí y aquí me quedo.

La enfermera me conduce en silla de ruedas hasta la sala de cirugía, habían mas médicos de los que yo conocía, me explicaron el procedimiento nuevamente, me preguntan que si necesito algo, a lo que me digo internamente puedo salir corriendo, porque es increíble lo que me esta pasando, aun no lo podía creer, el anestesiólogo me dice que empiece a contar de 100 hacia atrás me acuerdo hasta 87…me veo nuevamente en el trineo deslizándome muy rápidamente sobre la nieve, tiemblo del frio y del miedo, vértigo y me despiertan, fue un éxito la cirugía me dicen la doctora, todo bajo control, nos vemos mas tarde. Aturdida no entendía, seguí durmiendo, me despierto mi hija esta sobre mi pierna izquierda, me miro el pecho no veo nada estaba abultado, por un momento creí que estaba en una pesadilla y tenia mis senos aun, pero caí en cuenta porque estaba canalizada y me estaban pasando medicamento para el dolor y para evitar infecciones, aun estaba muy dormida.

Mi hija me pregunta repetidas veces te duele, no duele le contesto y en realidad no duele, nada, será que tengo dormida el alma, me levanto la bata y ahí están las vendas muchas en todo el pecho y su alrededor, el hombro derecho también esta vendado y salen un par de tubos de los lados de cada costilla, pero nada duele.

En la cirugía de senos, se me realiza una mastectomía radical modificada bilateral implica la extirpación de tejido mamario y ganglios linfáticos, se extirpó la totalidad de la mama, se realizó disección de ganglios linfáticos axilares, en la que se extirparon los niveles I y II de ganglios axilares del lado derecho, pero no se extirparon los músculos ubicados bajo la mama, a la mayoría de las personas diagnosticadas con cáncer de mama invasivo que deciden someterse a mastectomía se les practica mastectomía radical modificada para poder examinar los ganglios linfáticos. El examen de ganglios linfáticos ayuda a determinar si las células cancerosas se propagaron fuera de la mama. La mastectomía total es adecuada para mujeres que tienen varias o amplias zonas afectadas por carcinoma ductal in situ (CDIS) y para mujeres que solicitan mastectomía preventiva, es decir, extirpación de la mama para evitar cualquier posibilidad de tener cáncer de mama, dados mis antecedentes debían extraer los dos senos uno por la enfermedad y el otro de manera profiláctica, es decir para evitar que hiciera metástasis al seno sano. Afortunadamente el resultado del análisis de los ganglios linfáticos fue negativo, es decir se encontraba localizado, una buena noticia, realmente muy buena.

Estuve hospitalizada dos días, nada dolorosa, incomoda para bañarse y moverse con libertad, el lado derecho adormecido permanentemente por lo que me fueron extirpados los ganglios, uno pierde sensibilidad.

La cirugía de senos no es dolorosa, lo único que incomoda son los hemovac, son unos tubos de drenaje, para permitir la salida de sangre y liquidos y evitar infecciones, son un poco molestos para bañarse porque como se tiene vendado el pecho no se pueden mojar, así que hay que bañarse por partes, primero la cabeza, los brazos y axilas, luego del estomago para abajo, debí ser muy cuidadosa porque la cirugía de ovarios estaba también muy reciente, realmente las heridas del estomago y de los senos no son dolorosas pero si incomodas.

El 24 de diciembre de 2000 me quitaron los puntos de los senos, un poco incomodo porque los puntos están dispuestos a lo largo del pecho, pero es bastante tolerable, tanto es así que maneje hasta mi casa sin ningún problema, tengo carro automático y con hidráulica, creo que eso ayuda.

Fue una navidad muy triste, silenciosa, pero me había vuelto la esperanza al saber que el cáncer estaba localizado in situ, tanto el de ovario como de seno, no había opción o se sale adelante o se sale adelante, la familia te necesita y esto es el pilar para continuar.

Mi hija desde hace varias años para acá el 31 de diciembre suele hacer un brindis unos minutos antes de culminar el año, donde cada uno habla respecto al año que termina y cuales son las metas para el siguiente, este año las lagrimas sobraron. Les hice una promesa a mi familia que no me iba a dejar derrotar, que ganaría la guerra contra el cáncer, que nada me detendría, que nos mantendríamos unidos y hasta el momento he cumplido.